LOGIN
26FEB2018lunes

TRATAMIENTO DOCUMENTAL FOTOGRÁFICO

Última actualización 22 de Febrero de 2018/0 Comentarios
URL: http://www.bibliodoc.com/es/nov-999-noticias/2959-tratamiento-documental-fotografico

Se ha considerado al documento fotográfico de forma unitaria e individualizada, debido a su capacidad de plasmar un instante concreto de la realidad, lo que ha llevado en muchas ocasiones a recibir un tratamiento como unidad documental simple


TRATAMIENTO DOCUMENTAL FOTOGRÁFICO

Actualmente esta situación ha cambiado, de forma que la fotografía comienza a ser valorada desde su concepto de creación, fomentando el tratamiento y gestión integral de colecciones y fondos fotográficos como conjuntos.

Desde un criterio documental, entendemos por fondo el “conjunto orgánico de documentos reunidos en un proceso natural que han sido generados o recibidos por una persona física o jurídica, pública o privada, a lo largo de su existencia y en el ejercicio de las actividades y las funciones que le son propias” y por ende, la colección documental es el “conjunto no orgánico de documentos que se reúnen y se ordenan en función de criterios subjetivos o de conservación”.

 

Clasificación y descripción fotográfica

En el tratamiento documental incluiremos la clasificación y la descripción.

Clasificar es la “operación intelectual que consiste en el establecimiento de las categorías y grupos que reflejan la estructura orgánica y/o funcional del fondo [o colección]” o según define Cruz Mundet, “clasificar consiste en agrupar jerárquicamente los documentos de un fondo mediante agregados o clases, desde los más amplios a los más específicos, de acuerdo con los principios de procedencia y orden original”. La clasificación es tenida en cuenta no sólo para establecer quién ha producido las fotografías, sino también para facilitar las labores de investigación, ya que estos datos nos informan de los diversos contextos históricos, sociales y culturales. Desde un punto de vista archivístico, la clasificación permite la definición de un cuadro de clasificación, en el que quedarán establecidos los diversos niveles jerárquicos en la organización de los fondos o colecciones.

La descripción se puede definir como un proceso cuya finalidad es la obtención de información individualizada de cada fotografía con objeto de permitir su identificación, control, conservación, recuperación y difusión. Para ello, los índices facilitan el acceso al catálogo de imágenes a través del control de autoridades (temático, materias, onomástico, geográfico y/o cronológico). En cualquier descripción debe constar como mínimo, el número de registro, la signatura topográfica, el autor, título, fecha y lugar de toma de la fotográfica y el fondo o colección a que pertenece. También se puede completar la descripción con los campos: tipo de documento, soporte, formato (alto x ancho), orientación, cromía (presencia o ausencia de color), técnica o procedimiento fotográfico, intervenciones de origen (virados, iluminaciones, máscaras, retoques...), estado de conservación (especialmente cuando interfiere en su uso), unidad documental catalogada (simple o compuesta, y número de fotografías que incluye), si se trata de un original o copia, existencia de ejemplares en otros centros, referencias anteriores de la fotografía (anotaciones del autor en la fotografía, sobres, cajas, listados...), bibliografía consultada para su descripción, otras personas o entidades que hayan colaborado en la realización del documento (impresores, editores, fotógrafos autores de la copia, etc.), difusión de la imagen (en prensa, exposiciones, publicaciones), condiciones de uso (según los derechos de explotación acordados), e intervenciones de preservación o restauración.

NORMALIZACIÓN EN DESCRIPCIÓN ARCHIVÍSTICA Y FOTOGRÁFICA.

 

La normalización en archivos y colecciones fotográficas es obligada si tenemos como objetivo final informatizar los contenidos, ya sea para acceder desde las redes internas de los centros, hasta la posibilidad de acceso a los documentos desde casa a través de internet o para su venta a terceros.

La normalización ha de afectar a todas las fases de la gestión documental, interviniendo en la gestión documental a través de leyes, reglamentos y órdenes de desarrollo.

Para integrar la información archivística en grandes sistemas de información se hace necesario un proceso previo de normalización, pues las normas se hacen para compartir información y para integrarla en esos sistemas, bajo la influencia de dos conceptos fundamentales: coherencia e inteligibilidad.

En el caso de la fotografía, estos procesos de normalización son muy complejos, ya que no se aplica una única norma, ni existe una norma o conjunto de normas infalible y que nos ofrezca la solución a todos los problemas del tratamiento documental. Más bien consiste en un proceso en el que se trata de desarrollar sistemas integrados de normas interrelacionadas entre sí, y que, además, se encuentran en constante evolución.

 

El método para el análisis visual para la posterior descripción y catalogación se basa en las siguientes acciones: estudiar detenidamente la fotografía, con luz adecuada y lupas, analizando el anverso y el reverso, así como los contenedores originales, ya que pueden incluir información; tomar nota de los elementos presentes en la fotografía que permitan identificar el lugar o la fecha; y revisar documentación auxiliar, como correspondencia, diarios, notas del autor, etc., recurriendo, si fuera necesario, a recursos externos para documentar aspectos de las fotografías.

El análisis de elementos iconográficos puede ayudar, y algunos de estos elementos son: personajes relevantes, carteles publicitarios, calendarios, establecimientos comerciales, placas de calles, vehículos de tracción mecánica, edificios singulares, esculturas en la calle, indumentaria de los personajes retratados, etc.

También el análisis de los propios elementos físicos del documento fotográfico proporcionan información muy valiosa. Ante una fotografía podemos obtener datos sobre el formato, el soporte, los procedimientos y materiales del positivado, etc. Por ejemplo, algunos procedimientos fotográficos son característicos y exclusivos del s. XIX, mientras que otros fueron utilizados durante un período de tiempo más dilatado.

Finalmente se ha de estudiar también el contexto en que fue creada la imagen, ya que para obtener el máximo de información de una fotografía es necesario interrogarnos sobre la finalidad para la que se hizo. En muchos casos investigar el contexto en que el fotógrafo trabajó nos proporciona información adicional para identificar el tema o datar la imagen. En el reverso de las fotografías profesionales es habitual encontrar información referente al fotógrafo, la galería y su emplazamiento en el momento en que se realiza la imagen. Era un hecho habitual que los fotógrafos profesionales cambiaran de estudio e incluso de ciudad, como también, que crearan nuevas empresas con diferentes socios a lo largo de su vida profesional.

Proyectos de servicios realizados por Bibliodoc para el tratamiento de fotografias





ACEPTARUtilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de optimizar la navegación y obtener estadísticas que nos permitan mejorar los servicios prestados a través de esta página. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información
(c) 2019. Este site está creado con Barracus Framework, un producto de elequipoe.com(c) 2019. NCMS, Eleva Tu Punto De Vista Aviso Legal Política de cookies