LOGIN
02ABR2018lunes

DERECHOS DE AUTOR EN EL ENTORNO DIGITAL

Última actualización 12 de Abril de 2018/0 Comentarios
URL: http://www.bibliodoc.com/es/nov-999-noticias/3968-derechos-de-autor-en-el-entorno-digital

La propiedad intelectual protege las creaciones originales, producto del intelecto de sus autores y les otorga una serie de derechos y facultades por el mero hecho de crearlas.


Los derechos de autor son las facultades, morales y de explotación, que se le reconocen al autor de una obra original. Se considera autor a la persona natural que crea una obra literaria, artística o científica. En determinados casos las personas jurídicas también pueden ser titulares de derechos de autor. Son objeto de protección de propiedad intelectual todas las creaciones originales literarias, artísticas o científicas expresadas por cualquier medio o soporte, tangible o intangible, que exista actualmente o se invente en el futuro.

  

En España se conoce como Ley de la Propiedad Intelectual a lo que los ordenamientos jurídicos denominan derecho de autor. La vigente Ley de Propiedad Intelectual data de 11 de noviembre de 1987. En 1996 se llevó a cabo, mediante el Real Decreto Legislativo 1/1996, una refundición que ya ha sido objeto de modificaciones posteriores por la Ley 5/1998 y las Leyes 19 y 23/2006. Una característica fundamental de dicho ordenamiento es que se configura al derecho de autor como único, pero integrado por varias facultades: de reproducción, comunicación, distribución, transformación... Una propiedad esencial del derecho de autor en España es que tiene por objeto un bien inmaterial, la obra, comprendiéndose entre ellas: los libros, folletos, impresos, epistolarios, escritos, discursos y alocuciones, conferencias, informes forenses, explicaciones de cátedras y otras obras de la misma naturaleza, así como las traducciones y adaptaciones, las revisiones, actualizaciones y anotaciones, los compendios, resúmenes y extractos y transformaciones de una obra literaria, artística o científica.

 

La aplicación de estas leyes se lleva a cabo mediante entidades de gestión de derechos de propiedad intelectual: SGAE, CEDRO, VEGAP, DAMA, AIE, AISGE, AGEDI y EGEDA. Estas entidades funcionan como instrumento que tiene como normativa central las leyes anteriormente citadas. Estas funcionan como compañías que cooperan con los autores para asegurar la protección de sus derechos. Además, colaboran con el gobierno para establecer tasas, impuestos o la configuración de las indemnizaciones.

 

En términos globales, el sector editorial en España es uno de los más potentes, ya que alimenta a más de 500 millones de potenciales lectores ubicados en España y América Latina principalmente.

Todos estos paradigmas se han visto afectados de forma drástica por la irrupción de lo digital. El sector editorial se encuentra en una fase de reestructuración y adaptación a los cambios que supone estar inmersos dentro de un entorno digital donde surgen nuevas oportunidades, así como nuevos retos y desafíos. Al mismo tiempo que se facilita la distribución y poder llegar a un mayor número de personas con un coste menor, el riesgo de que se vulneren los derechos de propiedad intelectual o de que las editoriales pierdan el control sobre los libros que publican aumenta.

Las posibilidades que facilitan las tecnologías actuales han permitido el surgimiento de diferentes modalidades de puesta a disposición de la información a través de servicios en red. Actualmente nos encontramos en un momento de progresiva adaptación de la industria editorial al nuevo entorno ante las nuevas fórmulas de difusión : autoedición, streming, etc., y un progresivo proceso de sustitución del soporte papel al soporte digital. La aparición de los soportes de carácter electrónico cambia el panorama desde el momento en que la facilidad de copia se incrementa exponencialmente.

 

Desde la perspectiva de los derechos de propiedad intelectual no existe como tal un concepto de publicación electrónica o digital. La ley habla de ejemplar, y por lo tanto es válida para las publicaciones electrónicas en formatos tangibles (CD, DVD, CD-ROM), pero no para las publicaciones digitales en formatos intangibles que circulan por la Red. Se pasa de un proceso de comercialización de ejemplares o copias a un modelo de comercialización de derechos de uso que se establece por medio de licencias de acceso para reproducir la obra temporalmente (streaming) o permanentemente (downloading) que impiden una posterior reventa o transmisión a terceros.

 

Se llama gestión de derechos digitales (digital rights management, DRM) a las tecnologías, instrumentos y procesos que protegen la propiedad intelectual durante la comercialización de los contenidos digitales. En términos más sencillos, un sistema DRM sirve para encriptar y distribuir la información de forma que sólo puedan acceder a ella los usuarios autorizados por el titular de la información.

La gestión digital de derechos se orienta hacia las siguientes funciones: proteger los contenidos digitales, mediante la encriptación o codificación de los contenidos; asegurar la distribución, la encriptación exige que al final del proceso sea necesario una clave para tener acceso a los contenidos; regular las transacciones, el sistema asegura que las autorizaciones de pago se producen según lo acordado, mediante un proceso similar a la firma digital; y la autenticidad de los contenidos, garantizando que la originalidad de los documentos.

Los DRM responden a dos propósitos esenciales: comerciales y de seguridad. En el primer caso se emplean para proteger el valor económico del contenido digital de usos no autorizados y ajustar los términos y condiciones de pago vinculadas a cada uso autorizado. Los DRM de seguridad sirven para proteger la confidencialidad de la información, principalmente en el entorno de las organizaciones, y establecer una política de información dentro de la misma.

 

 

DERECHOS DE AUTOR EN BIBLIOTECAS, ARCHIVOS, MUSEOS…

 

Las actividades de las bibliotecas pueden verse notablemente reducidas en el entorno digital, por lo que se deben garantizar modelos que permitan una circulación fluida y flexible de las obras digitales que han de dar acceso a sus usuarios en las mismas condiciones en las que se opera en el ámbito analógico.

 

No necesitarán la autorización de los titulares de derechos por los préstamos de obras, así como para realizar copias, cuando estas se hagan sin finalidad lucrativa y la reproducción se haga exclusivamente para fines de investigación o conservación, los siguientes establecimientos: museos, archivos, bibliotecas, hemerotecas, fonotecas o filmotecas de titularidad pública o que pertenezcan a entidades de interés general de carácter cultural, científico o educativo sin ánimo de lucro, o a instituciones docentes integradas en el sistema educativo español.Estas instituciones deberán remunerar a los autores por los préstamos que realicen (a excepción de los centros que presten servicios en municipios de menos de 5.000 habitantes y las integradas en el sistema educativo español).

Tampoco necesitan autorización del autor los actos de comunicación de obras o su puesta a disposición de personas concretas del público a efectos de investigación, cuando se realice mediante red cerrada e interna a través de terminales especializados instalados a tal efecto en los locales de los establecimientos citados en el párrafo anterior, y siempre que tales obras figuren en las colecciones del propio establecimiento y no sean objeto de condiciones adquisición y licencia. Todo ello sin perjuicio del derecho del autor a percibir una remuneración equitativa.

 

ACLARACIONES:

 

Canon digital. La LPI explícitamente recoge en el artículo 31 el derecho a la copia privada, es decir, el derecho a hacer copias privadas sin permiso del autor siempre que no exista ánimo de lucro. Para compensar a los autores, introduce el pago de un canon compensatorio asociado a algunos soportes de grabación (CD, DVD, pen drives, reproductores MP3...) y grabadoras (cámaras fotográficas, grabadoras de CD/DVD, fotocopiadoras...). Los importes recogidos por este concepto tienen que ser gestionados a través de sociedades de gestión de derechos de autor.

 

En el caso de España, los derechos de explotación de una obra subsisten 70 años después de la muerte del autor y se computan desde el 1 de enero del año siguiente al de la muerte o declaración de fallecimiento. No obstante, el plazo es de 80 años para los autores fallecidos antes del 7 de diciembre de 1987. Después, la obra pasa a dominio público y podrá ser utilizada sin autorización, siempre que se respete su autoría e integridad. En el caso de una edición concreta de una obra en dominio público, los derechos de explotación del editor duran 25 años.

 

Los derechos de autor de carácter patrimonial pueden ser transmitidos, bien mortis causa o inter vivos.

Proyectos de Bibliodoc con derechos de autor



Uso de imágenes en Internet y derechos de autor
En esta videoclase, impartida por José Antonio Vargas Funes, se explica cómo utilizar legalmente imágenes obtenidas en Internet.
Documental ¡Copiad Malditos! Derechos de autor en la era digital
¡Copiad, malditos! Derechos de autor en la era digital es un documental español estrenado en mayo de 2011 y dirigido por Stéphane M. Grueso. El proyecto observa las alternativas de producción audiovisual de licencias libres en España.

¡Copiad, malditos! by Stéphane M. Grueso via elegantmobfilms & RTVE (CC BY NC)

ORIGEN

Surge como respuesta los cambios drásticos en las poĺíticas de protección de propiedad intelectual acontecidos en España y otros países del mundo, endurecidas debido al auge de la compartición de datos en la era digital, el P2P e Internet de banda ancha. Este endurecimiento de las leyes generó la reafirmación de los derechos públicos en torno a la cultura y el conocimiento y el surgimiento de comunidades bien establecidas y asesoradas legalmente, que crean materiales multimediales libres del tradicional Copyright o Derecho de Autor y licencias y documentos que avalen la compartición de los materiales.

¡Copiad, Malditos! es un ejercicio en que muestra de forma autoreflexiva la aplicación de las leyes y el uso de licencias para desarrollar materiales multimediales libres. El documental y todos sus materiales adicionales se han editado con una Licencia Creative Commons BY/NC 3.0 Unported, siendo esta la primera vez en España que un canal de televisión (en concreto RTVE) coproduce un contenido con una licencia abierta Creative Commons.

FICHE TÉCNICA
Título: ¡Copiad, malditos!
Dirección: Stéphane M. Grueso
Licencia: Creative Commons BY/NC 3.0 Unported
Ayudante de dirección: Raquel del Río
Producción: Stéphane M. Grueso
Guion: Stéphane M. Grueso
Sonido: elegantmobfilms (emf)
Montaje: Stéphane M. Grueso, Juan Luis de No

Datos y cifras
País(es): España
Año: mayo de 2011
Género: Documental, drama social
Duración: 58 minutos (Documental), 22 hs con el material adicional y original de producción

Compañías
Productora: elegantmobfilms y RTVE
Distribución: elegantmobfilms, RTVE, KORAMA, Comunidades de Cultura Libre

FUENTES: http://copiadmalditos.net/
http://copiadmalditos.blogspot.com.es
http://www.rtve.es/alacarta/videos/el-documental/copiad-copiad-malditos-codecmaster-web-169/1075737/
http://es.wikipedia.org/wiki/%C2%A1Copiad,_malditos!
Derechos de autor
Curso elaborado por Diana Rodríguez. Información y Tecnologías.
https://www.facebook.com/cursosdediana/




ACEPTARUtilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de optimizar la navegación y obtener estadísticas que nos permitan mejorar los servicios prestados a través de esta página. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información
(c) 2019. Este site está creado con Barracus Framework, un producto de elequipoe.com(c) 2019. NCMS, Eleva Tu Punto De Vista Aviso Legal Política de cookies